martes, 14 de enero de 2014

El cambio climático. Una creación del hombre

En noviembre del año pasado, durante la Cumbre sobre el Cambio Climático (COP19), celebrada en Polonia, se informó que durante el año 2013 la temperatura aumentó en todos los continentes a excepción de la Antártida, convirtiéndolo en uno de los diez años más calurosos desde 1850, cuando comenzaron a elaborarse las estadísticas modernas. ¿La razón? Factores humanos que alteraron el ciclo del agua y la temperatura de los mares.



                                                             Ciclo del agua


Si bien el año pasado no fue el más caluroso, algunas regiones del planeta tuvieron temperaturas superiores al promedio, sobre todo el noreste de América del Sur, Australia, el norte de América del Norte, el norte de África y gran parte de Eurasia, pero su característica fundamental estuvo asociada al cambio de clima: fenómenos climáticos extremos.
La Organización Meteorológica Mundial (OMM), agencia especializada de la ONU, advirtió además, que “el nivel de los mares se elevó a un ritmo promedio de 3,2 milímetros anuales desde 1993, el doble del registrado en el siglo XX, que fue de 1,6 mm/año”.
Michel Jarraud, secretario general de la OMM, advirtió que el nivel del mar continuará elevándose debido al deshielo de los casquetes glaciares y de los glaciares. Más del 90 % del calor suplementario proveniente de los gases con efecto de invernadero es absorbido por los océanos, que continuarán calentándose y dilatándose durante cientos de años”.


                                                                 

Esa situación agravará el impacto de las tormentas, que serán cada vez más intensas. Un documento elaborado por investigadores de la Universidad norteamericana de Harvard en coordinación con la Academia Nacional de Ciencias y la Universidad de Columbia, pone de relieve la mayor frecuencia de los extremos climáticos, congruente con una atmósfera más húmeda y más templada, debido al calentamiento producido por los gases de efecto invernadero. El texto destaca el incremento de tormentas individuales acompañadas de intensas lluvias, así como el mayor número de sequías. En cuanto a los ciclones tropicales en el Atlántico Norte, los datos apuntan hacia un menor número de ellos cada año, pero de mayor intensidad.
La temperatura media del planeta aumentó 1º C en relación al promedio del siglo XX, causando un calentamiento en los océanos desde la superficie hasta los 700 metros de profundidad, donde habita la mayoría de la fauna y flora marinas. Ese aumento de temperatura altera los ciclos naturales de dióxido de carbono, nitrógeno, fósforo y el ecosistema del plancton. El fitoplancton elimina naturalmente la mitad del dióxido de carbono de la atmósfera.

Algunas señales que alarman

Ola polar en EE.UU


100.000 murciélagos mueren por ola de calor en Australia


Miles de peces mueren congelados casi de inmediato en la isla noruega de Lovund




Fuente: 




No hay comentarios: